viernes, 13 de marzo de 2009

¡y mira que pasa rápido!


Otro día que pasa, otro amanecer que resurge,
otra noche que ya no diviso,
el alba susurra,
y tú, indiferente, pisando los adoquines,
paseando por la calle que hace esquina
con la del Orgullo
y yo, infantil, como siempre,
huyendo de la de la Melancolía,
abanicándome con las cartas que un día escribiste,
intentando poner los pies en el suelo


y no lo consigo.






Y ahora, un aplauso para el Yutú:

1 comentario:

El grillo dijo...

Precioso, Nalen. Me encanta el verso:

"huyendo de la de la Melancolía"

La elipsis de la palabra "calle" hace volar alto al poema. No sé si la aliteración es deliberada, o te ha salido así del alma. Tampoco quiero saberlo.

Es resto del blog es estupendo. Escribes muy bien, ¡y me gustan tus fotos! ¡Sigue adelante!

Un saludo