miércoles, 30 de diciembre de 2009

revisión del 2009

No todo ocurre como tenemos previsto en un principio y, menos mal. Podría decir que 2009 ha sido el año de las sorpresas, de las buenas sorpresas que tan feliz me han hecho y que aún siguen pintándome la sonrisa en la cara. ¿Quién me iba a decir que las cosas irían tan bien? Absolutamente nadie, todo ha dado un giro, una vuelta de campana.

Empecé aburrida de todo, de lo que hacía y de mí misma. Por suerte, acabé el curso y con él, la estúpida rutina a la que estaba atada sin saber muy bien por qué. Hubiera tirado todo por la borda de no haber sido por ti, a veces mi hermano mayor, mi protector; y otras, el pequeño, mis quebraderos de cabeza. Los pasillos no fueron tan fríos contigo y esas seis fatídicas horas se me pasaban con un poco más de agilidad. Con la selectividad descubrí de qué me sirvieron todos esos berrinches y estudiarme los exámenes en la noche anterior de un tirón: estaba abriendo una puerta que, de no haberla alcanzado aún estaría llorando por ello. Y la abrí, entré y cerré con pestillo para no arrepentirme y, sigo sin hacerlo.

Me vino bien ese cambio de aires, la mudanza a la capital y estudiar lo que realmente me gusta es algo que jamás pensé que fuera tan positivo. Creía que iba a volver a enrutinarme, que los apuntes se me echarían encima y que las horas del reloj no avanzarían en esa casa vacía por las mañanas y abarrotada por la noche. Por suerte he encontrado a personas maravillosas que me sacan alguna que otra sonrisilla mientras cae el sol dentro del edificio que nos encierra de lunes a viernes por la tarde y, cómo olvidarte, también cuento con mi propia vía de escape que tiene nombre de arcángel.

Podría decir que éste ha sido nuestro año. Nos hemos conocido al fin, tras un bienio de idas y vueltas, estábamos esperando el mejor momento. Me has hecho querer a los trenes, al mar ya lo quería de antes, a las luces de madrugada que no llegan a entrar en las habitaciones y a los suspiros. Incluso aprecio un poquito el verano, que mira que le tengo coraje pero, el calor contigo no es sólo calor y eso lo cambia todo. Hemos crecido mucho, grillito, más bien me has visto crecer a mí, ya no tengo miedo de lo que pueda pasar con los años, me alegro con tan sólo imaginármelo. Y aunque llueva, caigan chuzos de punta o no estemos tan cerca como nos gustaría, que sepas que siempre voy a estar aquí, pegada a la pantalla de este ordenador, o subida a cualquier tren o autobús en tu busca, en busca de mi felicidad, la nuestra.

sábado, 19 de diciembre de 2009

martes, 15 de diciembre de 2009

¿Quién me iba a decir que a estas alturas me iba a enamorar de un canalla de turrón de Alicante?

Foto de Flickr, en el ladri-portátil no tengo nada. Pero puaf, tampoco me hace falta =D ¡Qué felicidad!

sábado, 28 de noviembre de 2009

1:44 pm.


Los parpados no se me cerrarán

aunque las horas del reloj no pretendan alejarse nunca.

Ya no tengo ni frío,

estoy cansada de dar tantas vueltas bajo las sábanas,

he desecho la cama y vuelto a mirar la maldita hora.

Y no me duermo porque me faltas tú y tus palabras,

me falta que me recuerdes que la vida es pestañear

y que en dos años hayan pasado dos siglos

¡y nosotros sin saberlo!,

y que las mismas tonterías nos sigan haciendo gracia,

y que me siga mosqueado por las mismas chorradas

y que al final acabes descubriéndome

cuando intento ocultarte que estoy llorando;

que me susurres al oído que la vida es suspirar,

quizás gritar en un momento de euforia

o reír a carcajadas por cualquier extraña coincidencia;

que la vida somos nosotros y tres palabras,

como me dijiste una vez, que no son descriptivas,

sino certeras: querer y pocas más.

Aunque bien sabes que no somos muy amigos del diccionario

porque no ha sabido satisfacer nuestras necesidades lingüísticas,

que no son ni necesidades.

Porque lo que yo realmente necesito,

hoy por hoy y por siempre,

es que me des las buenas noches para dormir serena.




La facultad no me da tregua, si no son cuatro libros es estudiar la asignatura que equivale a un suicidio colectivo de todo el Campus, no sé, a mi me encanta esto. Ah! Y que te quiero! Por si se te había olvidado.

viernes, 2 de octubre de 2009

Mi madre suele comparar la vida como con un puzzle que nosotros mismos hemos ido construyendo en algún lugar lejos de aquí y en un tiempo diferente a éste. Quizás ocurriera antes de que comenzara la función, detrás del telón con todo el nerviosismo, uniendo piezas, escapándose alguna que otra risilla nerviosa al contemplar el maravilloso resultado de una obra que iba a hacer vibrar a casa uno de los espectadores. A lo mejor lo hacemos durante el recorrido, según nuestros deseos, encontrando piezas que perdimos bajo las camas y detrás de los escritorios de nuestra adolescencia, o que el perro se intentó comer.
Ya no hay nada más que hacer pero, si nosotros lo quisimos así, por algo sería. No sé si el famoso karma influye en este juego, si la conciencia nos ayuda a tomar los caminos convenientes o, simplemente, los que nos merecemos; o si en ese lugar remoto creamos el puzzle con total libre albedrío, con total humanidad.
Será que quise ser virgo y emocionalmente inestable así que, sin frustraciones. Me da a mí, no sé exactamente por qué, que estoy tan segura de ello, que hace poco tiempo fui capaz de encontrar todos los bordes del puzzle. Ya tengo hecho mi molde, un paso concluido dentro de un conjunto que se me hace, a la vez que largo, placentero. Ahora me queda el resto, quizás lo más complicado pero lo más divertido: completar ese cielo de tropecientas piezas, todas parecidas entre sí, todas trocitos de un todo que se hace eterno pero que, al finalizar, se asoma el bosque y, con él, una gran satisfacción; y bajar en el paisaje y encontrarnos con elementos bien diferenciados, escenarios efímeros y colores cálidos que en menos de diez segundos hemos sabido enlazar: rostros de personas, escenas que se quedaron grabadas en nuestra memoria y que al recordarlas el corazón se nos salta.
Y ahora, a seguir, ya no sé si disfrutando, deprimiéndonos, pasando miedo o teniendo amor, simplemente a seguir con lo que hayamos decidido. Yo sólo espero haberme portado bien en otra vida, o haber tenido suerte en mi elección, ¿qué sé yo? Todo lo que venga, me vendrá bien a mí. Estoy dispuesta a todo, ¡y no tengo miedo! Sé que nada acabará conmigo porque en algo nos parecemos mi yo terrenal y el que formó el puzzle, que al fin y al cabo es el mismo en otro escenario, que por mucho que llueva en esta cabeza, la sonrisa siempre tendrá un lugar donde alumbrar.

jueves, 1 de octubre de 2009

seisdeoctubredeldosmilnueve

Y las nubes no se alejan, aunque algo de viento sople en mi cogote hoy. Tengo ganas de nadar, o alzar los brazos en aspas y dispersar toda esta bruma que me abruma, valga la redundancia.¡Salta! Hoy será un buen día, y los que vienen, mejores.
Pronto se acaba este juego que nunca dejó de ser eso, un juego, una prueba para entrar a una dimensión superior, diferente. Estoy nerviosa.
Y eufórica.
Y estresada.
Y tan feliz.



Se avecina una nueva etapa! La verdad, me da mucho miedo pero la deseo... ¡Como ocurre con las mejores cosas! Seis de octubre, allá vamos =)

lunes, 14 de septiembre de 2009

de parón creativo

Stand by, es el mejor momento del día.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

el sol se quedó dormido.

Hoy el día despertó con cuatro nubarrones que ensuciaban ese ambiente de terciopelo con que acostumbraba a levantarme cada mañana. Mi cama, como siempre, se me queda grande y las sábanas me engullen a cada minuto que pasa, empezando por los pies y terminando en las pestañas. Rutina, rutina, rutina, la mañana se hace eterna, el aburrimiento se asemeja a un largo tunel, claroscuro de curiosidad que me incita a transpasarlo casi corriendo.
"Me parece que hoy no me levanto", hoy me quedo en casa, hoy no sirve de mucho pisar la calle y sentir cómo el firmamento se te viene abajo, el cielo nos aplasta. A ti y a mí, sin dejarnos respirar, ahogándonos en cada pestañeo un poco más, usando toda la fuerza que las leyes de la física le dotaron tiempo atrás.


Por suerte, todavía queda un poquito de viento capaz de soplar y despejarnos la mente y la vista. Volemos, escapemos de la bruma que nos impide ver lo que tenemos delante de nuestros ojillos cansados. ¿Qué tengo a la vista? Aún no lo sé, descubrámoslo.

jueves, 3 de septiembre de 2009

18

Parpadear y aparecer en un lugar cumpletamente distinto. Es raro, ¿verdad?, descubrir que tienes una cara diferente y que ya tu hermano pequeño supera tu estatura. Pero que hayan cambiado las cosas no significan que se hayan vuelto peores, es más, con el paso de los años, aunque hasta ayer presumiera de ser una niña, las circunstancias que me han ido acompañando han evolucionado. Y quizás sea ahora todo más complicado, quizás vengan situaciones desconocidas para mí pero, no tengo ningún miedo, es más, me muero por descubrir todo aquello que me espera, lo remoto y lo cercano, aquello que a lo mejor esté palpando ahora y ni me entero.
Todo va a cambiar, y llevo repitiéndome esta canción durante dos años pero, al fin se va a cumplir lo que llevaba tantísimo tiempo anhelando. Todo va a cambiar, la verdad, lleva cambiando desde principios de verano, en todos los sentidos, cambio de aires, de mentes, de planes, de vida en general. Y no sabeis cuanto me alegro, no teneis ni puñetera idea.
Dos de septiembre de mil novecientos noventa y uno. Virgo, hipersensible, inquieta, narcisista, yo misma, ¿qué voy a deciros? Que estoy más feliz que nunca, que no me hace falta de nada, tengo todo que quiero y más, todas las personas que adoro están conmigo y no puedo dejar de sonreir, estoy que me salgo.
Cumplo dieciocho, se supone que ahora toca ser responsable pero, me va a costar despojarme de esa niña que llora con los anuncios de Coca-Cola en Navidad.

jueves, 27 de agosto de 2009

temperatio.

Y si cae la noche, pues que caiga. Y si el sol no vuelve, pues mejor.
Equilibrio, sin necesidad de mediar palabra sé en qué estás pensando aunque me encante preguntartelo, me encanta escucharlo de tu boca. ¿En qué piensas? A veces, en nada, y no te juzgo, yo también me quedo en blanco.
Standby, es el mejor momento del día, dormir con los ojos abiertos, levitar sin despegar los pies del suelo, viajar a otras dimensiones sin necesidad de pasaporte.

Equilibrio, hey, ¿nos vamos a la cara oculta de la luna? Al parecer, nos sale más rentable que ir a la vuelta de la esquina.




En breves abandonaré este asqueroso pueblo que pretende ser ciudad para irme a la capital a estudiar Periodismo. Málaga me espera, espero, que con los brazos abiertos.

martes, 18 de agosto de 2009

Incandescente,

como aquella noche que pasamos en vela esperando a que el tiempo parase y no se le ocurriera seguir corriendo. Incandescente, como tus ojos al posarse sobre los míos.

Y, como coletilla, te digo: "Y nada", como acostumbro a decirte siempre que no me queda nada de lo que hablar, porque una imagen vale más que mil palabras y, si viene acompañada con un suspiro, ya ni te cuento, tú lo sabes mejor que nadie.

martes, 28 de julio de 2009

Avívame la chispa o no reacciono.
Despiértame de este letargo o que así pasen los años
y yo, inmutable, en el mismo sitio,
apalancada, sin pronunciar palabra.
Avívame la musa,
despiértame inquietudes,
placeres, esencias,
duerme conmigo, despiértame a las tantas,
avívame el sueño, la sonrisa.

Avívame la existencia.






viernes, 17 de julio de 2009

13-16 julio 09


¡Ya quisiera Nueva York contenernos en sus entrañas! Desde aquí se ve todo más claro, a pesar de que en el cielo se mezclen tres colores y que sólo sea capaz de ver dos estrellas porque la noche no es del todo cerrada. Inútil no sé, ilusa demasiado, me conoces bien. Y si está dura la piedra me apoyo en tu pecho, el mar me da frío, me da miedo perderte y tú, hoy, estás cerca para devolverme las alas. Que contigo se volar, aunque a veces me bloquee, charlo por los codos y poco digo. Bah, tú sabes callarme y volver a hacerme hablar, ahora sí, con argumentos razonables y entendibles para el resto de la humanidad. Pero es preferible que esto último sólo sea raras veces, hoy prefiero contarte una historia, más bien rememorarla, con palabras que sólo a ti y a mi nos resultarán familiares. ¿Y si te digo surrealismo? La penumbra es nuestra luz y el pincel o pluma, nosotros mismos. Bonitas son nuestras narices que hacen de márgenes del lienzo. Sin reglas, ni costumbres, ni temas que nos valgan, ahora soy poéticamente lasciva. ¿Qué tendrá esa palabra que al pronunciarla se me escapa? Tiene viento.

miércoles, 8 de julio de 2009

Porque el alma se nos atraganta

y, por muy humanos que seamos, cada día me siento menos persona.
He comenzado a imponerme horarios, a mecanizar mis hábitos y a pensar antes de hablar. Poco me queda ya de lo que caracteriza a los hombres, quizás un físico o un pensamiento que pueda rebasar los límites de lo real, de lo consiente... Sinceramente, de poco me sirve en los tiempos que corren, que vale más una imagen que mil palabras y, aunque sólo se trate de una expresión comunmente utilizada es realmente triste. ¿Es preferible lo real a lo inventado? Yo prefiero un mundo de palabras, de versos, de frases inacabadas y de sueños por cumplir, quiero rellenar cuadernos en blanco, sonrisas vacías. Porque el alma se nos atraganta cuando despierta y recuerda en qué realidad ha llegado a parar, ¡pobre condenada!
Y a mí sólo me queda suspirar
y esperar
y esperar
y esperar.

domingo, 5 de julio de 2009

Quédate

Que quede claro que no se trata de una condena, ¿o es que has hecho algo malo y no me lo has dicho? Ay, pillina, siempre escondiéndote en la espesura y yo tropezándome contigo en mitad de la noche. ¡Si es que no hay quién te comprenda! Y quizás por eso te necesite tantísimo, mi musa, Calíope, oculta e omnipresente al mismo tiempo, detrás de mi, riéndote de mi humana ignorancia, de mi inmadurez y de mi falta de experiencia, que tanto daño me hace. Para ti es un juego, una historieta que completar, una disputa entre el mundo y una servidora. Y te encanta jugar a desaparecer, a correr y retroceder con paso de tortuga, a sumergirte en mis pensamientos y escapar por mis oídos en cuanto me despisto.

Sólo se trata de una propuesta, un cambio en las reglas del juego.
Te invito a que te quedes para siempre.

Y estoy segura de que te gustará, creceremos fuera de lo físico, dentro del cerebro y corazón, aunque esto último sea sólo una metáfora más de todas las que hay en esta vida, tan cómica, tan trágica, teatral en su totalidad. Pero, como ya dije alguna que otra vez, que alguien me reserve una butaca porque si desde el palco se ve mejor esta tragicomedia, yo pago mi sitio con las sonrisas que hagan falta, que aquí el dinero no vale.
Musa, no te marches, no me abandones, no dejes que el bolígrafo deje de deslizarse sobre el papel, no permitas que las palabras espontáneas me olviden, que la música sea un elemento más del ambiente, que las miradas sean una molestia más del mundo. Te doy cobijo bajo mi piel para no tener esa necesidad de aclamarte, para que tan sólo tenga que afinar el oído con la mano izquierda y, con la derecha, plasmar el contenido de tus susurros.

Te ofrezco una estancia y, a cambio, sólo pido un poco de arte.









Sí, me he tatuado =)


Calíope, musa de la sabiduría y de la poesía épica, espero que cumpla su función conmigo.

sábado, 27 de junio de 2009

Detalles


Porque la magia está mal entendida

No resulta al agitar una varita o al bañarse de polvos mágicos. Magia no es volar como normalmente se entiende esta palabra, no es planear pero, quizás sí levitar.
Porque magia no es más que química, música, literatura, arte... Todas aquellas cosas que te mueven el corazón
literalmente,



y yo levito cuando lo siento.
Creo en la magia, pero como yo la entiendo.
Ni en Campanilla, ni en duendecillos, ni en dibujos animados, y no significa que deje de ser una niña en cierta manera, que lo sigo siendo, y demasiado a veces.

Pero magia es eso, magia es arte, aunque no planee, no lo necesito.

sábado, 20 de junio de 2009

& suddenly

Mi vida tal reloj,
tic-tac-tic-tac
Ayer tic, que se dice con una sonrisa,
hoy tac, que suena más a golpe.


Hoy no es una foto mía, pero Flickr es grande =)

viernes, 19 de junio de 2009

Llegó el tan ansiado verano, tras largo tiempo aguardándole.

Me dispongo a escupir cuatro pensamientos que me llevan rondando hace ya algunas semanas pero que, por falta de tiempo, estrés acumulado y exámenes en general, no me he visto capaz de poder escribirlos. Me apetecía ser formal, dejarme de teclear veinte letras y hacer algo extenso o, por lo menos, que no sea vanal, que aunque pocas cosas que salgan de mi cerebro sean legibles que, al volverlas a leer me quede satisfecha.
Han sido días difíciles, las pocas ganas de estudiar se mezclan con el calor, el tiempo que me faltaba, tú... Y la mente se satura, hace todo lo posible por no centrarse en las líneas que tiene que memorizar y se evade de su verdadero trabajo, ya no el pensar, sino el hacer lo que tiene que hacer en el momento que lo tiene que hacer. Y no, no hubo manera, por lo menos en los primeros días. Así que, la dejé un poco a su aire, la verdad, no me vino mal. Me iba a la playa en cinco segundos, me bañaba de sol y me achicharraba de sal, escribía ensayos de lo más polémicos, conocía gente nueva, estaba contigo, no vivía aquí ni allá ni a cuatro manzanas, hacía fotos, conservaba a mis amigos (amigos, no "amigos", que no son más que personas humanas, y de eso abunda), era yo misma y me sentía orgullosa de ello. La prolepsis me hizo pensar mucho, me he dado cuenta de que por cosas que ayer me quejaba hoy estaría agradecida sólo por el simple hecho de que existen, que hoy soy yo, y ayer y mañana, clara y distinta, al igual que Descartes definía a las ideas innatas y realmente existentes, que el arte o el intento de es mucho más representativo que una razón que supuestamente es pura e indubitable, que yo soy yo y mis circunstancias, que no siempre han sido buenas.
Y quizás por eso mi existencia sea tan divertida, ya no sé si productiva pero, por lo menos, yo me siento agusto. Porque comer a base de porquerías, ver la tele hasta las tantas, emborracharnos de besos, que duelan los pies, llorar con las películas, estar de mala leche, tener agujetas de pura risa, sentir vacío, perder "amigos" (ahora sí, entrecomillado), coincidir en el mismo sitio a la misma hora sin tener nada previsto, sentir que hoy nada más importa es lo mejor que me ha podido pasar.

sábado, 13 de junio de 2009

Hoy no tiene corazón,

tiene muelles en su lugar.
Y en el cerebro, demasiada información.







Prueba de Acceso a la Universidad: 3 days left.
Nervios mode ON
Me he mordido todas las uñas. Mezquita de Córdoba, caracterísitcas morfosintácticas de los textos periodísticos, café, ideas claras y distintas, apolíneo, dativo posesivo, Friso de las Panateneas, análisis sintáctico, ablativo absoluto, Bernarda Alba, wish you were, El aguador de Sevilla, "yo soy yo y mis circunstancias", Simone Martini y su "manera griega", agobio, técnica novedosa del óleo secante sobre tablas ensambladas de roble, alargamiento de las frases mediante perífrasis, proficiscor, combinación de arco y dintel como símbolo de estabilidad y movimiento, Sófocles, pasive voice, Noesis, cum histórico, Virgilio, Pórtico de la Gloria, "Dios ha muerto, que viva el hombre", capiteles con formas vegetales en Santa Sofía de Constantinopla, el drama como género literario, verbo mediatantum, decoración geométrica y epigráfica, organización de las ideas, más café, de camello a león, participio de aoristo pasivo, she is said to be the best, rictus calavérico, hieratismo egipcio, cúpula de la catedral de Florencia, desde allí camina en cuatro etapas dieciocho parasangas, Diadúmeno, llorar sin razón, pintura al fresco que pierde calidad y definición con los años, temas apocalípticos en pórticos...

Qué sé yo... Además, tengo ganas de verte.
Que me despierte mañana y sea día 19, por favor.


Quizás vuelva al pelirrojo, estoy harta. Este verano cambiarán muchas cosas, no solo mi pelo...

viernes, 5 de junio de 2009

maybe

Tengo miedo y no sabes cuánto.



Quizás por las cosas más estúpidas, quizás para ti sea estúpido pero, me lo tomo muy en serio, quizás demasiado, demasiados quizás, siempre quizás, quizás sea hoy el día, quizás me vaya bien, quizás muera mañana, quizás se rompa mi burbuja y todo lo que me parece estar viviendo sean simples reflejos.
Quizás seamos felices.
Me da miedo el quizás.
Mucho.

domingo, 24 de mayo de 2009

Adoro el mal tiempo

Quizás escribir estas lineas sea una pérdida de tiempo, tal vez nadie me entienda, solo tú, y ni siquiera sé si sabes de la existencia de este rinconcito. A lo mejor tampoco me interesa mostrártelo porque lo considere algo tan íntimo que todavía es demasiado pronto para desvelarte estos pensamientos que en días como hoy, domingos por la tarde, o madrugadas sin sueño, escribo. Este fin de semana han pasado muchas cosas... O por lo menos, eso me ha parecido, muchas miradas, muy poco conocimiento pero muchas sensaciones que, hoy por hoy, no te sabría explicar, el diccionario se me queda pequeño pero, bueno, supongo que ya te habrá ocurrido esto alguna que otra vez. Lo único que sé es que no ha hecho nada de frío, por mucho que nos hayamos mojado, por mucho que haya llovido, ni el viento ha podido dejarme en casa ni yo me he quedado conforme. Equivocarnos de línea, empaparnos de lluvia, ir a por un campero, comernos a besos solo han sido momentos de un intervalo que se acaba de abrir.
La cuestión es que
lo efimero llegó
entre relámpago y trueno
y yo sin verlos porque
había demasiado cuero
sobre nuestras cabezas.

sábado, 16 de mayo de 2009

Hoy por hoy,

todavía es demasiado temprano para sentir mariposas pero, lo que sí tengo en mi estómago son florecillas.

domingo, 26 de abril de 2009

Que por pedir no quede

Y no hace falta poder volar para sentirnos mágicos.
Yo sueño, tú sueñas, ¿qué más necesitamos?

Que pase el tiempo rápido,
que venga finales de junio,
y julio,
y agosto,
y septiembre,
que venga el calor y que se vuelva a ir,
que venga el frío, las tardes de lluvia y que me pille en casa,
que vengas tú y me pilles despierta.
El asomarme a la ventana y escribir cuatro lineas,
Que venga la musa y me obligue a levantarme para escuchar sus lamentos.
Que vengan los supiros,
los llantos y los berrinches,
las sonrisas y los gritos de pura euforia,
las lunas llenas,
que vengan las noches que se me hacen segundos
y los minutos que se me hacen años bisiestos.
Que venga la incertidumbre
y los besos de buenas noches.

viernes, 17 de abril de 2009

Querer con énfasis

es mucho más grande que querer simplemente.
¡Te quiero!, con exclamaciones.

domingo, 5 de abril de 2009

Tú, yo, nosotros.

Para vivir no quiero
islas, palacios, torres.
¡Qué alegría más alta:
vivir en los pronombres!
Quítate ya los trajes
,
las señas, los retratos;
yo no te quiero así,
disfrazada de otra,
hija siempre de algo.
Te quiero
pura, libre, irreductible: .
Sé que cuando te llame entre todas las gentes
del mundo,
sólo tú serás
.
Y cuando me preguntes quién es el que te llama,
el que te quiere suya,
enterraré los nombres
,
los rótulos, la historia.
Iré rompiendo todo
lo que encima me echaron

desde antes de nacer.
Y vuelto ya al anónimo

eterno del desnudo,
de la piedra, del mundo,
te diré:

«Yo te quiero, soy yo».


Hoy me apetecía poner el poema que le da nombre a este blog, con toda la razón del mundo y resumido de la mejor manera. Creo que no es necesaria más explicación =)
¡Feliz Semana Santa! Que durmais tanto como yo pienso hacer.


martes, 24 de marzo de 2009

Vuelve.

Te propongo construir
un nuevo canal
sin esclusas
ni excusas
que comunique por fin
tu mirada
atlántica
con mi natural
pacífico.


Y, entre palabra y palabra, suspiro y sonrisa, ponemos una viga más, cemento, ladrillos, tornillos, cualquier cosa que haga sostenible este puente que, día a día, con cada conversación y con cada encuentro, construimos entre los dos. Ya no sé si será para comunicar mi mirada atlántica, que más la veo mediterranea, con tu natural pacífico, que ese si que es cierto, o para que, simplemente, con solo caminar por la pasarela durante x tiempo, podamos vernos, sin obstáculo alguno, y podamos darnos ese abrazo que nos enciende la bombillita.







Y para quien no conozca a Mario Benedetti, se lo recomiendo, como un día lo hizo Almendrita y que, desde el momento que me regaló este libro, no lo he soltado durante mucho tiempo. Cada día descubro algo nuevo, un matiz que se me había escapado, cada día tiene un poema. Hoy, este es el mío, el nuestro.

lunes, 23 de marzo de 2009

Algo nuevo, efímero.


Duerme, pequeña,
que lo bueno se te escapa
entre los deditos de los pies,
viendo como pasa otro amanecer
y otro y otro y otro más,
en sueños, no realidades.
Perdiendo miradas que petrifican,
o besos robados,
o una simple canción que hace que el vello se te erice.
Efímero, pero crónico.
Es lo que espera asomada a su balcón,
observando desde un nivel superior,
no por ello mejor, sino desde distinta perspectiva.
Crónico para rellenar esa sucia libreta
que lleva años tirada bajo la cama que,
cansada de escribir una o dos líneas a lápiz,
prefirió no dejar constancia
porque no merecía la pena
recordar aquello que no fue significativo.

Efímero, pero crónico.
Enfermizo, duradero, fugaz y real,
no como pueda pintarlo una película,
como ella quiere sentirlo:
con el color de un atardecer en invierno,
con olor a libretas nuevas y
textura de mar.
Sólo pide eso.

lunes, 16 de marzo de 2009

Me quedaba en Nunca Jamás

No siempre va a ser tan fácil... Los años pesan y las circunstancias ya ni te cuento. Empiezan los dolores de espalda, las migrañas, el ahogarse en un vaso de agua, los problemas de verdad, los amigos que van y los que se quedan. Todo es un cambio continuo. Sin embargo, hoy estoy como hace dos años, encorvada frente al ordenador, intentando estrujarme los sesos para sacar algo de provecho, arañándome la mente en busca de algo que me conmueva. Puede decirse que a veces estoy inspirada, otras decaída, hiperactiva, qué se yo, miles y miles de sensaciones que no siempre son descriptibles con simples palabrejas; pero siempre aquí, inmóvil, viendo como las horas, los días, semanas pasan por delante de mis ojos sin deternese siquiera a saludar, notando como se me seca la piel y el pelo se me pone cada vez más tieso.

¡La infancia se nos queda pequeña! Cada vez se ven menos niños en las calles, menos sonrisas blanquitas de dientes de leche, menos inocencia de la de verdad, de la de dar todos los gusanitos de la bolsa o subirse el vestido porque hace calor, sin vergüenza ninguna. La infancia escasea, las calculadoras parecen estar bien calentitas dentro de nuestra mente, dejándole una esquinita al niño que, al crecer, se acabará marchando porque ya no cabe.




Por suerte, todavía puedo contagiarme de esa infancia que, días como hoy, echo de menos. Sólo hace falta una mirada.







Volviendo de Nunca Jamás, dejo una canción que, a día de hoy, todavía me hace llorar. Año 92, yo con un añito de vida y con un larguísimo camino por recorrer.




Que sea leve, que las alergias pasen rápido y que los exámenes vayan bien =)

viernes, 13 de marzo de 2009

¡y mira que pasa rápido!


Otro día que pasa, otro amanecer que resurge,
otra noche que ya no diviso,
el alba susurra,
y tú, indiferente, pisando los adoquines,
paseando por la calle que hace esquina
con la del Orgullo
y yo, infantil, como siempre,
huyendo de la de la Melancolía,
abanicándome con las cartas que un día escribiste,
intentando poner los pies en el suelo


y no lo consigo.






Y ahora, un aplauso para el Yutú:

domingo, 8 de febrero de 2009

Ya no tienes nombre para mí.

Se te agotaron las oportunidades, y eso que, normalmente, no dejo pasar ni una a los demás. Pero, está claro, no eras como los otros. Puedes llamarme masoquista, perdedora, infantil, lo que se te ocurra. Pero, gracias a Dios o a lo que quiera que sea, con los años se aprende, se madura y, al recordar lo pasado me pregunto:


¿Cómo?

Así, sin hacer mucho ruido, en voz baja para no sentirme demasiado estúpida,


¿cómo pude perder tanto tiempo queriéndote?
Estuve loca por unos años pero, hoy por hoy, por muy 8 de febrero que sea, por muchas cosas que nos hallamos dicho o no, por los "te quiero", que no sé si fueron verdaderos, ya no importa, hoy por hoy todo, y escúchame bien, absolutamente todo es distinto.
Por suerte o por desgracia

ya no existes.

Desde hace mucho tiempo mando yo en mi cabeza

y en mi corazón.



Y siempre llegamos a la misma conclusión, "Qué asco de tíos".
Él se lo pierde.

domingo, 18 de enero de 2009

Es complicado, pero divertido.



Cuando hurgo entre mis recuerdos me vienen tropecientos y más: el olor de la pintura cuando nos mudábamos a una casa nueva, lo que quemaba la arena y lo lejos que había un hueco libre en la playa, las veces y veces que me he caído (torpe de mí), un vestido azul de florecitas pequeñitas pequeñitas estampadas, el movimiento del rabo de mi gato cuando se mosqueaba, el sonido que hacía el Canal + cuando estaba codificado, los libros de lectura de primaria, el uniforme del colegio que mira que daba calor en verano, las pataditas que daba mi hermano en la barriga de mi madre, los días que me quedaba en casa cuando estaba enferma, los suspensos en matemáticas, los primero noviazgos, el primer beso, carcajadas sin motivos aparentes con gente a la que sigo apreciando, tardes y tardes de ordenador e intentos de creatividad, dolor por los pies planos, berrinches por hacerme mujer y, quizás, un poquito de amor.
Y me pongo a pensar y a escribir a lápiz en mi cabeza la historia de otra manera: ¿Qué hubiera cambiado? ¿Y si todavía siguiera mirándote de esa manera? ¿Y si existiera esa química de la que tanto habla la gente pero que, por desgracia, tan pocos han llegado a conocer? Ciertamente, todo sería perfecto: música, letras, tú guitarra, yo voz, tú artista, yo “musa”.
Pero, aunque no creas en el destino, yo aún sí y así lo ha querido, que nos compliquemos la vida, que no todo sea tan fácil y tan previsible. Somos amigos y te puedo jurar, aunque no me guste hacerlo, que es muchísimo más divertido que ser algo más que eso. Bueno, más que eso ya lo somos, somos mejores amigos, tú un gran pilar para mí, una persona de las que ya pocas quedan en el mundo y me siento afortunada por haberte encontrado en ese preciso momento. Todo lo que hemos vivido nos ha servido para aprender, ¿sabes?, no hemos hecho nada en vano. Ahora nos conocemos (o eso creo), y estoy segura de que nos apreciamos mucho más que antes. Me has enseñado una barbaridad, he aprendido a ser más persona y eso es algo muy grande. Tantos valores, tantas maneras de pensar, la paciencia, la intriga y los suspiros por nada, tantas cosas que agradecer y tan pocas palabras.
Creo que está todo como tiene que estar, gracias a ti por ser tú mismo y por aguantar mis neuras y mis tonterías de adolescente hormonada en exceso.
Contigo los “te quiero” no se desperdician, lo sabes, ¿verdad?

domingo, 11 de enero de 2009

¿Y si nos caemos al vacío?


Quizás no sea tan vacío como lo imaginamos. A lo mejor hace calorcito, hay alcohol y buenas personas. ¿Seguir viviendo en la faz de la tierra? A veces no merece la pena aguantar...
¿Quién se viene conmigo a los confines?
¡Prometo risas!
Y algún que otro abracito, canciones romanticonas, consquillas y demás cosas de esas que nos gustan a las personas.